PATRIA. Fernando Aramburu.

 https://i1.wp.com/cultura.elpais.com/cultura/imagenes/2016/08/29/babelia/1472488716_680855_1472488717_535971_sumario_grande.jpgNOVELA CONTEMPORÁNEA. 648 PÁGINAS.

  La recomendación de PATRIA me llegó por varios frentes al mismo tiempo. Todos decían lo mismo: “tienes que leerlo”. Y todos acertaron, tenía que leerlo. Pienso que deberían leerlo todos los españoles que en algún momento de su vida coexistieron con este gran problema de nuestro país.

  Un amigo me envió un comentario. Me ha parecido que yo no podría expresar mejor lo que sentí al leer PATRIA: la soledad de las víctimas, la cobardía de los que miraban hacia otro lado, y también la valentía de los que se enfrentaban a la dura realidad, la valentía de los que no comulgaban con lo que estaba pasando aunque les fuera la vida en ello (nunca mejor dicho). La valentía de los que lucharon (y lo siguen haciendo) porque se hiciera justicia en todos los sentidos.

Dejo  el comentario de mi amigo anónimo. Le doy las gracias desde aquí por dedicar su tiempo y su esfuerzo para “alimentar” mi blog (aunque en principio no fuera pensado así). ¡Gracias!

Lo que me gustó de Patria es que veía reflejado lo que siempre pensé que era aquello, algo de lo que los telediarios, los periódicos, y, por supuesto, los políticos, no hablaban jamás: la soledad de las víctimas.

Y con víctimas no me refiero en este caso a los asesinados, obviamente. Me refiero a los que eran elegidos como objetivo (qué eufemismo tan abyecto), y a sus familias. En esos pueblos donde todos se conocen, tan pequeños pero casi con estructura urbana, si tu nombre aparecía en un cartel, pintado en un muro, no hablemos ya si aparecía dentro de una diana, te convertías en un leproso, un apestado, un reo de muerte al que ninguna “última voluntad” le era concedida. Sencillamente, dejabas de existir para la comunidad. Mejor dicho, dejabas de existir para aquellos que supuestamente te apreciaban, eran tus amigos, o, te saludaban al pasar –para los demás, para los cachorros de ETA era el comienzo de la caza-.

Volver la mirada, cruzarse de acera, y los más valientes ¡qué valientes!, una llamada intempestiva a casa para decirte, chico, entiéndelo, no es que piense como ellos, no, no, para nada, pero ya sabes cómo está la cosa, oye, mucho ánimo, ¡agur!

Y cuando te quedabas, echando un valor que los demás jamás tuvieron, estabas solo, en la soledad más insolidaria e inhumana. Hasta que te asesinaban. Y entonces iban a tu viuda no a consolarla, sino a decirle que mejor se fuera, que verla pasear por el pueblo o ir a hacer la compra era una provocación, que creaba mal ambiente en el pueblo. Y los cachorros, a recordarle que tenía que devolver antes de irse la bala con la que le habían volado los sesos al marido, ¡que se la había quedao el muy cabrón!

Para mí, la sociedad vasca es profundamente cobarde: no sé cómo serán las demás, pero esa lo fue. Cobarde, miserable, ruin. “Algo habrá hecho”, era la frase cómoda que justificaba su cobardía cada vez que había un atentado o que se señalaba a alguien. Una sociedad que permitió la persecución y el acoso de los que no eran nacionalistas”.

¡FELICES LECTURAS!

Mónica H. Barbón

Anuncios

4 comentarios sobre “PATRIA. Fernando Aramburu.

  1. Me parece un muy buen libro descarado por lo que se cuece pero más por lo que se intuye y donde los medios de comunicación hacen el resto, lo curioso es que en un principio no todas las loas sonaban en un mismo traste, creo que en el libro se refleja muy la sociedad no solo vas a, el devenir de la sociedad y donde existe demasiada cobardía o la cultura del zángano , la verdad yo devoré el libro y me parece muy interesante pero veremos como acaba el guiso social porque nuestro país no tiene unas pautas definidas.

    Le gusta a 1 persona

  2. Voy a leer pronto este libro. Anoche vi en la 2 una excelente película, “La casa de mi padre”, seguida de un interesante coloquio, donde se mencionaba a este libro por ser de una temática muy similar. Me dejó todo muy pensativo y con ganas de agarrar “Patria”.
    Gracias Mónica por acercarnos tan acertádamente a el y dejarnos con más ganas aún de leerlo.
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Sin volver a repetir los comentarios que perfectamente reflejan lo que relata el libro y toda la crudeza de la situación que soportan los personajes, destacaría la ausencia de amor y el empeño en aniquilarlo por parte de unos, en cuanto germina., y como ese amor florece como flor en el cementerio. Toda la historia es un bucle, un nudo que se desenreda solo con amor, una herida llena de pus que se tiene que volver a abrir para limpiarla y que sane. El único camino posible en un cruce de caminos equivocados que conducen a la perdición. Un sin sentido que conduce irremediablemente al sufrimiento más insondable, que se fagocita para purificarse al encuentro de ese amor. Es un grito en el silencio que exige perdón y misericordia, justicia y valor, para volver a construir lo que nunca se debió romper.

    Me gusta

Escribe tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s