HIJOS DEL CIELO. Cristina Martín Jiménez.

Resultado de imagen de cristina martin jimenez hijos del cielo

ENSAYO HISTORIA UNIVERSAL. 368 páginas.

Fue allá por el siglo XVIII, aquel siglo “de las luces” cuando curiosamente “iluminados” por la razón entraron en un mundo de sombras despreciando el pasado y, renegando de las viejas creencias, se enfrentaron a las doctrinas inamovibles hasta entonces.

Curiosamente, con los avances del hombre, éste se creyó un dios y mató a Dios.

Sin embargo, las culturas milenarias (Sumeria, Egipto, la tradición judía, China, Japón, mexicas e incas…) nos dejaron un sinfín de enseñanzas que, sabiendo interpretarlas, nos brindan un rico mundo de conocimientos.

IMG-20181201-WA0010

Diosa Nut (Diosa del Cielo) y sus dioses en sus “Barcas Celestes” en las que esperan ascender al Cielo. Templo de Dentera

El ser humano siempre miró al cielo” y ya la civilización sumeria, la más antigua de nuestro planeta, afirmaba rotundamente que la “realeza descendió del Cielo”.

“En el mundo de la Edad Antigua, los libros, las creencias y las leyes sobre las que nuestros ancestros organizaron sus sociedades, su vida cotidiana, sus teogonías y cosmologías siempre tienen el Cielo como lugar de origen, de intercambio e interacción entre seres celestes y terrestres”. Pág. 317.

IMG-20181201-WA0005

La autora en el Templo del Cielo en China

Los sumerios fueron los primeros; a partir de aquí hay un sinfín de “coincidencias” en todas las culturas milenarias que la autora nos irá desgranando tras una exhaustiva investigación en distintas áreas del saber como la ciencia, la historia, la filosofía, la antropología, la arqueología… Similitudes en todas las culturas, de norte a sur, de este a oeste, desde China hasta México pasando por las antiguas Grecia y Roma. Culturas que no llegaron a conocerse y que, sin embargo, coinciden en multitud de conocimientos, mitos, creencias… hasta en raíces lingüísticas. ¿Cómo puede ser posible? Quizá haya un hilo conector, un hilo celestial que los une a todos. Y es que los humanos de todos los tiempos y de todos los lugares estamos hechos de la misma materia, tenemos las mismas preguntas y buscamos las mismas respuestas. “¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?” Las respuestas no pueden estar en otro sitio que en el Cielo.

Casi todas las posiciones cosmológicas de los humanos y, posteriormente, las que se convirtieron en religiones, surgen en las edades primitivas. Hay una línea de continuidad en la ciencia, pero las creencias filosóficas, teológicas, éticas y morales contemporáneas tienen su origen allí y, en lo esencial, no han cambiado. El Mandato del Cielo siempre ha sido el mismo”. Pág. 335.

Personalmente, he conectado datos y he resuelto inquietudes que me iban surgiendo a lo largo de la lectura, inquietudes también que siempre he tenido de carácter existencial. Aquí se han unido creencias personales y cultura, fe y ciencia. He tenido la fortuna de leer en su día “Mirando a la lejanía del Universo” de Don Enrique López Guerrero, el gran maestro de la autora. Él me abrió los ojos a un mundo que me parecía pura ciencia ficción. Ahora, es su discípula Cristina quien me ha ayudado a conectar aquella visión con la Historia de la Humanidad. No sé cómo lo hace, pero siempre consigue que encajen las piezas que andan dispersas por mi cabeza. Sin duda es una HIJA DEL CIELO.

IMG-20181201-WA0009

Cristina con Don Enrique López Guerrero

“Si la revelación mística provoca el conocimiento de los conceptos más complejos del Universo, de la Creación, de la existencia de una inteligencia cósmica superior y de quiénes somos realmente los humanos, sin duda, Mâryâ se sirve de sus criaturas para facilitar su revelación”. Pág. 336

Como se expone en la contraportada:

Es este un libro revolucionario, único, polémico, que aporta una línea de investigación novedosa y transversal, cimentada sobre la ciencia, la paleografía, la historia, la filosofía, el arte, la antropología y la religión. En él, Cristina Martín Jiménez vuelve a ser la pionera al poner el foco en el tema central que va a modificar definitivamente la interpretación del pasado de la Humanidad y la proyección de nuestro futuro: el Cosmos”.

Es, sin duda, una Historia de la Humanidad como nunca antes la habían contado, una visión completamente diferente a lo que seguramente estemos acostumbrados, un abrir los ojos a una realidad (comprobada empíricamente a través de infinidad de datos obtenidos de distintas ramas científicas) que, correctamente interpretada, nos da respuestas a eternas preguntas.

¡FELICES LECTURAS!

Mónica Huerta Barbón

Anuncios

Escribe tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s